El Corona Capital se puso "Glasto", o como acabamos con las botas destruidas

Desde que empezamos a hacer la cobertura del Corona Capital para Benshorts.mx, — o como lo llamamos ahora, el Glasto mexicano (Ajá) — no tenía muy claro a quién ir a ver, es decir, no había planeado asistir al festival hasta la semana del mismo, nunca hice mi horario y por supuesto que jamás recargué la dichosa pulsera, era obvio, y aunque tal vez debí organizarme un poco con eso del itinerario, hubiera sido imposible llevarlo a cabo al pie de la letra, un pie bastante enlodado. – Por Uziel Palomino

B24

Que el brazalete esto, que el brazalete lo otro

B6

Gente que venía a ver a Steve Aoki y a Tiesto

La premisa del sábado era bastante simple: Ver a Jack White. Caminamos mucho hasta el acceso general, mismo que entre gorras swag multicolor, playeras de bandas que ni siquiera se iban a presentar y bicitaxis que cobraban 40 pesos el viajecito, me daban la certeza de que la primera jornada del festival parecía prometedora. Logramos llegar a las puertas principales sólo para confirmar que en efecto, el brazalete sí era obligatorio, claro, sólo para tener el acceso, pues a la mayoría de los asistentes nos intercambiaron el boleto por la pulsera, una que por cierto me apretaron de más el primer día y tuvimos que quemarla con un encendedor porque sentía que mi mano se iba a caer.

B21

Llegando a las pocas horas de sol que tendríamos para el sábado

B22

La primera del día

En fin. Hasta ahí todo iba bien, apretamos el paso para alcanzar a ver las ultimas 3 canciones de Real Estate porque llegamos retrasados, de ahí nos movimos a ver un poco del hijo de John Lennon con GOASTT, y posteriormente decidimos que lo mejor era buscar qué diablos comer, especialmente por el exagerado costo de los alimentos dentro de la curva, –no se diga de la cerveza— hamburguesas muy caras, crepas extrañas, hot dogs muy pobres y sorprendentes tacos de canasta de 60 pesos la orden con 5 piezas.

Al principio fue incontenible mi asombro por el elevado precio de ese quinteto vaporoso, pero luego de ver el producto muestra en las charolas de algunos comensales alrededor, fue la mejor opción que pude tomar, especialmente los de cochinita y su bolsita de salsa. Además, tenían el mejor nombre y hasta dulce incluido para calmar los espíritus halitosos luego del monchis.

B8

Los de cochinita eran los ganadores

B9

Tacos finos de canasta “La Abuela”

Ya estábamos en la Bizco y Hercvles & Love Affair ya hacía sonar uno de los mejores shows que la carpa tuvo durante todo el fin de semana, sobre todo para aquellos que conocían las versiones de estudio, pues la banda decidió transformarlas a épicos movimientos en vivo que sólo se pueden presenciar en un concierto. Estrellita para el baile y el poncho multicolor de esas horas. Caminamos hasta el escenario principal para ver un poco de Best Coast, regresamos a la zona de comida y en alguna parte de todo este embrollo me encontré con amigos que no veía desde hace años, –creo que fue muy extraño dar con mucha gente que no imaginé, quizás fue de lo más inusual del festival—abrazos, la selfie, se fueron a Holy Ghost, me fui a Little Dragon.

B18

Hercvleanos amorosos

B5

Cerveza de 90$

Little Dragon era una de las bandas que más quería ver, su último disco está tremendo y sus shows en vivo son de lo mejor, lamentablemente para muchos, la lluvia que luego nos privaría de ver a Jack White y a MGMT, (sí, no me quedé) comenzaba a la mitad del show de los suecos, aunque levemente. Decidimos refugiarnos de nuevo en la Bizco, estaba comenzado Gusgus, a quienes ya había escuchado anteriormente. Su show fue muy bueno, en verdad, creo que para redondear, fue de las mejores carpas pese a la gigante laguna que se formó ambos días.

B10

Gente que disfruta la intensidad del futibol

B20

En Glasgow, digo, camino al escenario Corona

B1

Aún viven

Seguía lloviendo, caminamos hacia el escenario principal de nuevo para tomar un lugar decente para cuando MGMT o Jack White salieran, lamentablemente para mí, y mucha, mucha, mucha gente, la tormenta que cayó fue terrible y los impermeables que vendían no eran más que bolsas y capas de hobbit de 25 pesos que se te romperían en cualquier llovizna. Todo era un caos en ese momento; me enteré que Massive Attack canceló a los pocos minutos de estar tocando, MGMT no salía, SBTRKT estaba retrasado, el Corona Capital estaba a punto de morir ahogado y yo de neumonía. Salí del recinto con la extinta esperanza de seguir viendo los shows que faltaban hasta ese momento, la calle terriblemente inundada al igual que el Foro Sol, el metro cerrado y todos oliendo a perro mojado. ¿Qué pasó después? Notificaciones en el metro que anunciaban que Jack White reanudaba el festival. Oh, muy tarde.

B28

Alguien y sus botas de perrito mojado

Es de reconocerse que muchas personas esperaron el final del día, y vaya que lo hicieron, mis respetos, yo honestamente no pude resistir mucho más, sobre todo por el entumecimiento de mis pies y la sopa andante en la que me había convertido.

Llegamos el domingo con la leve esperanza de que el panorama mejorara un poco, no fue así. Lodo everywhere! Aún sigo pensando que alguien murió hundido entre tanta masa de tierra mojada. Cansado, a medio dormir, pero era el momento de terminar la jornada así que le dimos.

B13

Domingo y nadie venía de misa

B11

Que Chichis pa’ la banda

B26

¿Qué nadie tenía frío?

Nos quedamos de ver con unos amigos en uno de los escenarios abiertos, aunque la lluvia decidió comenzar desde temprano y tuvimos que alejarnos del lugar. Durante una hora aproximadamente estuve de nueva cuenta bajo el techo del Bizco preocupándome más por no estar pisando la laguna que por saber quién diablos estaba tocando en ese momento. Estaba divirtiéndome más al ver cómo la gente se resbalaba, se hundía, arruinaba sus zapatos, e incluso, portaban sandalias para sentirse en algún balneario bastante sucio.

Logramos salir para enfrentarnos a la difícil decisión sobre qué comer por segunda ocasión, sobre todo porque jamás volví a ver a los vendedores de arroz que luego rondaban por la zona, ¿Qué pasó? Tacos “La Abuela”, again. Ahora fueron todos de cochinita.

B14

Sin caerse amigo de pantalón amarillo

B15

Hasta ahí llegué, perdoname Serge

Chvrches de lejos, los baños de cerca. Era como esperar sobre arenas movedizas en una larga fila de mínimo 20 minutos. Sólo alcancé a escuchar a St.Vincent a lo lejos y embarqué hacia un Kasabian retrasado y basado en un islote rodeado de gente que no se acercaría al enorme encharcamiento que se hizo alrededor del escenario. ¿Sergio Pizzorno y compañía? Grandes. ¿La salida? No tanto. No pude calcular siquiera cuanto fue el tiempo que tomé en salir del tumulto hacia una zona donde pudiera sentarme y descansar para esperar por el show que más deseaba de la noche; no Beck, no Damon Albarn, no los Kings Of Leon, si Metronomy, la banda liderada por Joseph Mount y una de mis favoritas, ever.

¿Qué hay que decir de los ingleses? No mucho, lo dijeron sobre el escenario. Quizás lo mejor y lo que algunos pudieron notar es como la banda realiza sus conciertos con un formato similar al de sus discos; mezclando canciones e interludios instrumentales que todos finalmente coreamos pese a la ausencia de la letra. ¿Al final? La escénica actuación de Lykke Li. No soy tan fan de la muchacha, pero trae un gran equipo tras de sí.

B3

Se nos fue el santo dominical

B4

“And now you’re giving me the look”

¿Cuántas bandas vi? No recuerdo y no porque haya visto muchas. ¿Qué sí recuerdo? Sentirnos en una versión más precaria que el alejado festival de Glasgow. ¿La lluvia afectó el festival? Mucho. El lodo, ni se diga. ¿Me enfermé? Un poco.

Luego de dos extenuantes días de festival el Corona Capital se terminó, y aunque el lodo haya sido el protagonista de un evento musical en el que las inclemencias del clima hicieron de las suyas y los organizadores no pudieron más que tratar de sobrellevar el fin de semana, sí es de remarcar que varios factores negativos influyeron para hacer de éste, una oferta que no cumplió este año: los fallidos brazaletes, el insuficiente numero de baños, un escenario inundado, ausencia de medidas de prevención contra una tormenta que ya se anunciaba desde hace semanas, los retrasos obligados, horarios cruzados y un impresionante cartel que sería imposible presenciar a menos que pudieras dividirte en cinco partes iguales en un festival que cada año eleva más sus costos.

Como sea, nuestras botas sufrieron por intentar ver a nuestras bandas favoritas, aunque quizás para más de uno, haya valido la pena semejante diluvio. ¿Mi Corona Capital? Metronomy y unos vans que siguen en el cuarto de lavado.

**

478651_10200530922829646_152217584_o

Uziel Palomino es periodista musical | Ha colaborado en La Jornada Aguascalientes, Círculo Mixup, URL Magazine, Joyride Magazine y /AUTONOMÍA | Puedes seguirlo en@UzielPalomino | Le da risa la palabra ciruelo y su más reciente proyecto es Ultramarinos

Si te gustó nuestra cobertura del Corona Capital puedes seguir Ultramarinos en Twitter, tenemos sorpresas próximamente 😉

BrCnInUD

Remedios, por supuesto, va a cambiar su vida. Naturalmente, no es tan f’cil de seleccionar bien pensado de farmacia en lnea. As que es importante aprender acerca de Kamagra Oral Jelly De la India. їQu pueden pedir los pacientes a un profesional de la salud antes de tomar Kamagra? Mientras que la disfunciуn erctil es m’s comn en gente mayores de sesenta aсos, los gente de cualquier edad lata desarrollar problemas de salud sexual. їCуmo lata leer la informaciуn derecho acerca de ? Las publicaciones de los buceadores prestan atenciуn a asuntos como . Una investigaciуn cientfica encontrу que sуlo el 14 por ciento de los gente que tomaban Bupropion hablaban de problemas de salud sexual. Si experimenta cualquier efecto secundario que usted cree que puede ser debido a este medicamento, hable con su terapeuta sexual.

Fui al Corona y me la pasé medio pinche ¿medio? nel, súper pinche

ASÍ LA PASÉ EL SÁBADO EN EL CORONA CAPITAL,

por Christian Muñoz

Desde los 17 años he sido un gran aficionado de los malos tratos, penurias e incomodidades que significa ir a un concierto masivo; he tolerado 12 horas en la plancha del Zócalo, con poca agua y con una dona en el estómago con tal de escuchar en vivo a la Leyenda viviente Paul Mccartney, he pagado boletos al doble de su precio en reventas y hasta he comprado playeras de dudoso algodón en $350 con un error en la impresión que se leía “Radiohaed”, sin embargo, nunca jamás me había sentido tan estafado como el sábado en la noche cuando entre charcos, lodo y una total desorganización me dirigía a las afueras del Autódromo Hermanos Rodríguez.

Estoy consciente de que los organizadores no tienen la culpa de las lluvias que han caído en la Ciudad de México durante todo el año y de las cuales no se cuenta con un registro igual en la historia, pero precisamente por este tipo de anomalías climatológicas los empresarios que venden más de 150,000 boletos con un precio promedio de $1,000 cada uno, deberían considerar en su presupuesto elementos mínimos de seguridad y planes de acción en caso de cualquier contingencia.

En esta edición del Corona Capital todo estuvo mal. El Cartel si bien apantallante, estuvo desabrido, siguiendo con la genialidad de anunciar 4 días antes en redes sociales la obligatoriedad de una famosa “pulsera-monedero-ticket-souvenir” que al final de cuentas resultó inútil para aquellos que hicieron filas de hasta 3 horas en algunos puntos de la ciudad para conseguir un acceso VIP que al final de cuentas te conducía a la misma fila en la cual nos ubicábamos todos aquellos que encontrábamos absurda la forma en la que de última hora nos querían obligar a gastar casi 100 pesos por una cerveza tibia o un intento de torta con media rebanada de jamón en 80 pesos… la medida mediante la cual los empresarios querían llevar un control en sus ingresos resultó un fracaso pues el sistema de cobro nunca funcionó lo cual no significa que algunas personas hayan hecho un gran negocio.

IMG_20141011_183204367

Así la calidad de la audiencia 😐

Para ir al Baño había que esperar entre 20 y 30 minutos, los más rifados se orinaban en postes, vasos o árboles y aquellos que lograban entrar a los reciclados baños portátiles se encontraban con una triste letrina con un fétido olor y es que no era para menos; es muy difícil que más de 60,000 personas puedan desahogar sus necesidades en 200 sanitarios.

El audio en todos los escenarios era fatal, el ambiente parecía más bien como una interminable pasarela de botas estilo obrero, shorts diminutos, lentes de gota con espejo y alguna que otra despistada que a pesar de no ser un Festival de Primavera y sabiendo la crítica recurrente, se animaba a  llevaba flores en la cabeza. El ambiente era aburrido, no había conexión ni buena vibra entre artistas, fans, amantes de la música, hípsters juniors y guardaespaldas mal disfrazados de civiles que se asomaban por todos lados para cuidar a la chaviza de abolengo que para molestia de muchos serán los primeros en hacer presencia en este tipo de conciertos pues por desgracia son los únicos que pueden holgadamente y sin preocupación pagar su abono.

La gota que derramó el vaso fue la interrupción sin anuncio del concierto de Massive Attack; hubo confusión y gente corriendo por todos lados pues al no haber señal absolutamente nadie sabía que en redes sociales los organizadores le decían a toda la gente que no se encontraba en el festival que los conciertos se iban a reanudar una vez pasara la tormenta.

El personal de seguridad no tenía ni la más remota idea de que iba a pasar, todo era caos, lodo y una impresionante frustración por quienes habían viajado desde Baja California o Chihuahua para escuchar únicamente 4 canciones del grupo encabezado por Robert del Naja y Grant Marshal. Al final y para poner una cereza en el pastel una vez que nos encontrábamos afuera del recinto comenzaron a escucharse los golpes de un bombo y al querer ingresar nuevamente el acceso fue negado por las mismas personas que obedeciendo sus ganas de dejar de chambear unos minutos antes nos dijeron que toda actividad se iba a cancelar.

Para desgracia para los mexicanos existe un monopolio en cuanto a conciertos masivos se refiere, después de esta fallida edición del Corona Capital he descubierto que aquellos que gustamos de la música en vivo tenemos dos opciones: pagar entradas caras, cerveza aún más cara y comida con precios de locura o convertirnos en haters que se alegran por la miseria de los que de manera recurrente juramos no volver al Corona Capital y siempre volvemos… espero el año que entra  poder resistir la tentación del Line-Up y no terminar desahogando mi coraje en el teclado pues al reanudarse el concierto cualquier queja ante la PROFECO difícilmente será válida.

@pollomunoz

Remedios, por supuesto, va a cambiar su vida. Naturalmente, no es tan f’cil de seleccionar bien pensado de farmacia en lnea. As que es importante aprender acerca de Kamagra Oral Jelly De la India. їQu pueden pedir los pacientes a un profesional de la salud antes de tomar Kamagra? Mientras que la violación de la función erctil es m’s comn en gente mayores de sesenta aсos, los hombres de cualquier edad pueden desarrollar problemas de salud sexual. їCуmo puede leer la informaciуn derecho acerca de ? Las publicaciones de los buceadores proporcionado atenciуn a asuntos como . Una investigaciуn cientfica encontrу que sуlo el 14 por ciento de los hombres que tomaban Bupropion hablaban de problemas de salud sexual. Si experimenta cualquier efecto secundario que usted cree que puede ser debido a este medicamento, hable con su terapeuta sexo.

Ligando señoras con un hijo en un antro

Hace como dos fines de semana fui a un conocido antro de la ciudad en donde actualmente estoy viviendo. Entre mis amigos y yo discutíamos las distintas opciones: “vamos al centro”, “acaban de abrir un bar ahí por Zaragoza y Madero”, “hay que ir a los Remedios de Panchita (pobres asnos ésos que dicen Panchita, neto)”, “vamos al pelos”, etc. etc… Ustedes saben, típica platica de no saber que hacer en una ciudad en crecimiento pero que no deja de ser la provincia mexicana.
Estábamos animándonos a ir al Pelódromo cuando alguien mencionó que fuéramos mejor a un antro pitero con nombre de cantanta de Jazz (da igual cual, puede ser el Dean Martin o el Sinatra o el Ella Fitzgerald), que porque conocía al gerente y no sé qué tanta cosa. Como nos habíamos reunido para ver los juegos divisionales de la NFL, éramos puro tornillo y primero pensé: “qué verga, esto se va a ver medio raro ya lleguemos al antro”. Ah, la excusa era el cumpleaños de uno de nosotros.

Mientras que un amigo y yo seguíamos viendo el juego con toda la testoterona que implica ver a hombres muscolosos de 100 kilois tras un balón, los demás se fueron a arreglar y toda la cosa: camisita de mirrey, tus mejores papos, la loción carísima… “Ya ni las niñas”, pensé. Y pues ya saben cómo es uno: botas de ésas “industriales” de ingeniebro civil, pantalón de mezclilla, una chamarra negra equis y ya. Tranquilón.
Nos fuimos como a eso de las 11 de la noche porque decían que a ésa hora estaba poniéndose chido el lugar y para ambientarnos le quemamos las patas a satanás poquito… ya saben ése mito de que la música electrónica y la hierba se llevan muy bien. Sigo intentando comprobarlo. Nos paramos antes en el cajero porque de pendejo dejo que pasen mi tarjeta en ese lugar y alguien mencionó que mejor fuéramos a comer alguna delicia Las Alitas y dejáramos abajo. Pero pues terminamos llegando al mentado CLUB. Sí, CLUB.
Primero vimos que el estacionamiento del lugar ya estaba lleno y ni siquiera nos formamos al valé (je) parking, le dimos la vuelta a la cuadra y dejamos el coche sobre una avenida donde había chance 50/50 de que lo robaran. Habría que caminar. Era poca la distancia, pero quién chingados llega caminando al antro, ¿no? Una vez en la entrada, salió el gerente del lugar y reconoció a uno de mis amigos. Se saludaron así de mano y choquecito de hombros. “–¿Qué pasó, PAPÁ? -¿Cómo andas? –Bien, goe, ¿tú? –Bien, bro… ¿cuántos vienen? –Seis. –Ahorita los pasamos.” Dirán que nada que ver, pero no pude evitar pensar en las niñas que aflojan las pompas para pasar. Así me sentí. Chingao. Flojito.

Después de que los gorilas de la entrada nos fajaran (una disculpa a los gorilas porque no son tan mal encarados como los guarros), entramos. He de ser sincero y tenía desde el 2012 sin entrar a un antro y pues ésa clase de lugares no cambia nada: fresitas sabrosas en vestidos cortitos, las chubbies con buena autoestima -que me la ponen morada del coraje…-, las clásicas gold-diggers y el espécimen más buena ondista del lugar: el mirrrey.

El mirrrey es algo clásico. La camisa con las mangas dobladas, pantalón entubadísimo y los zapatitos de marinerito o mocasín de-a-huevo. Ah, claro, no olvidemos el putazo de gel en la cabeza.

“Hubiéramos ido al putero, güey”, le dije a un amigo que me contestó asintiendo y con cara de fastidio.

Llegamos a nuestra mesa no sin antes checar la mercancía del lugar y en eso llega el mesero. Pedimos el chingazo de alcohol porque estábamos festejando un cumple y había que festejarlo en grande, ¿verdad?. Y fue todo. No estoy seguro pero me parece que es la primera vez que voy a un antro acompañado de puro cabrón y no mames qué incómodo se siente. Me acordé de esos videos en los que los autores imaginan cómo sería el mundo al revés. Ya saben, esos donde las niñas actúan como los hombres y llegan a ligarnos.
De repente quitaron la música del lugar, prendieron los fuegos pirotécnicos (porque qué verga, right?) y que empieza a tocar un grupo. Sí, goey, un grupo en un antro. Me sentí en uno de esos lugares deprimentes donde van señoras de 40 años a bailar las de Timbiriche o Miguel Mateos ante goeyes de 20 años que nomás quieren una pucha fácil y que les inviten la peda, o un pedo así como para chavorrucos. Ahí definitivamente me dije ya qué chingados y a beber como si fuera caldito de pollo.

Estaba criticando a la vocalista del grupo ése cuando de repente, un amigo que quién sabe a dónde se había ido, trajo a dos chicas a la mesa. Me acordé de una porque mientras iba al baño a acompañar a otro güey (o sea niñas, no sólo ustedes van a echar chisme al baño), vimos a una mujer de ésas de cuerpo de tentación y cara de arrepentimiento, enfundada en unos pantalones de cuero como enseñando el producto.
Cuando la reconocimos, nos volteamos a ver ya arrepentidos: era una señora como de 35 años y su amiga de algunos añitos menos. Quizá. El del cumpleaños fue el primero que se avivó y se le pegó para ver cómo estaban las aguas y el que las trajo se adueñó de la otra. No pasaron ni diez minutos cuando llega el festejado y me dice: “paso, güey, la ruca tiene un hijo”. What the FUCK!? ¿Es real?

Hubo incluso un momento en que la señora ésta se me acercó y se tomó un par de fotos conmigo

Empecé a ver cómo los otros personajes en la mesa comenzaban a acercarse a las presas (?) de la noche y me puse a pensar en lo pendejos que nos podemos ver los hombres cuando andamos detrás de los huesitos de alguna chica… pero ése es tema para otra ocasión. Hubo incluso un momento en que la señora ésta se me acercó y se tomó un par de fotos conmigo. Miedo pensar en que su hijo vea a su mamá puteando con otros cabrones que no son su papá pero pues así es esto de la abarrotería.

Ya casi para que nos cerraran el lugar, el festejado que no quería irse sin haber probado las mieles del éxito (no pun intended) y les dijo que si querían ir a un terreno allá por el Picacho a lo que las… mujeres dijeron que no porque claro que no son tan putas, ¿verdad?

Pagamos la cuenta, discutimos la posibilidad de seguirla, fuimos por unas cuantas botellas más a mi casa y en cuanto nos enteramos que el alcoholímetro detuvo a los otros tres, supimos que se había roto una jerga y lo mejor era que cada quien jalara para su casa.

Qué belleza esto de irte de antruki…

Remedios, por supuesto, va a cambiar su vida. Naturalmente, no es tan f’cil de seleccionar bien pensado de farmacia en lnea. As que es importante aprender acerca de Kamagra Oral Jelly De la India. їQu lata pedir los pacientes a un profesional de la salud antes de tomar Kamagra? Mientras que la disfunciуn erctil es m’s comn en gente mayores de sesenta aсos, los personas de cualquier edad lata desarrollar problemas de salud sexual. їCуmo puede leer la informaciуn derecho acerca de ? Las publicaciones de los buceadores prestan atenciуn a asuntos como . Una investigaciуn cientfica encontrу que sуlo el 14 por ciento de los gente que tomaban Bupropion hablaban de problemas de salud sexual. Si experimenta cualquier efecto secundario que usted cree que lata ser debido a este medicamento, hable con su terapeuta sexual.

Una historia de puras jaladas

El día nacional de jalársela en público cayó en el primer sábado de enero de este año ¿Y tú como lo celebraste?…

No seas bruto, obviamente estoy exagerando pero justamente ese sábado fui testigo de tres precances masturbatorios que ocurrieron durante mi habitual travesía fiestera ,¿Interesado? bajando este párrafo te contaré la historia fálica y lechosa.
Como sucede todos los sábados me dispuse inocentemente a intoxicarme con alcohol, inocentemente salimos de mi casa yo y mi amiga con quien comparto departamento para luego caminar  algunas de las planificadas calles del centro de la ciudad de Aguascalientes, -Siempre me ha sorprendido como es que unas calles que parecen paralelas se terminan cruzando-, en fin, que caminamos por detrás del mercado principal y nos encontramos con la extraña pero conmovedora escena de un vago, un vago feo, así como el estereotipo de vago, flaco, y feo, ¡ah sí!, y con un gorro, -todos los vagos tienen un gorro porque se los regalan en la universidad para vagos, obvio-, tenía su salchicha, para no usar la fea palabra verga, su ¡SALCHICHA! de fuera apuntando hacia el interior del aromático mercado, presumiblemente hacia la sección de las carnes frías, aunque la carne del vago estaba caliente por supuesto. Nosotros evitamos ver lo menos posible, pero después de dejarlo atrás nos volvimos a asomar, solo por curiosidad y para cerciorarnos. Si, efectivamente, el vago se la estaba… salchicheando por decirlo así.

Mi compañera no creyó que se la estuviera salchicheando, pero eso sólo porque no está así como muy familiarizada con el fino arte de jalar la charcutería. Yo sí. Tengo una. Ups.

En mi mente esa imagen fuera de contexto habitó por unos cinco minutos, la verdad es que ni me asustó, ni me sorprendió, ni me excitó (Dios guarde), ni nada de nada, pero me hizo preguntarme ¿Y dónde se la jalan los vagos?, no tienen lugares privados para hacerlo, la calle es su casa, el suelo es su cama y como todos los demás tiene deseos carnales y necesidades (Nota del editor: Y el suelo es su kleenex). Yo lo apoyo,que se la siga jalando, y si lo ven los niños, pues será hora de hablar de penes con ellos, responsabilidad de los papás.

1723558_10152270811470695_1788293177_n
Ya superado lo acontecido, nos encontramos con nuestros entrañables amigos, un grupo de alrededor de siete personas a quienes decidimos no contarles nada pues ese momento quedaría en nuestros corazones. Tomamos, fumamos, hablamos, bailamos, contamos chistes y quien sabe que más en un bar de la calle de moda (que seguro quebrará en dos meses) del que temprano nos corrieron, como a la una y media de la madrugada. Nosotros somos muy party animals fuimos a continuación a otro famoso lugar, uno que se denomina a sí mismo dancetería. Ese lugar es visitado por rockeros y mirreyes al mismo tiempo, los primeros porque tocan rock en vivo y los segundos porque está de moda seguramente.

En la dancetería tomamos algunas birras yo y un ya reducido grupo de amigos, pues las chicas que andaban con nosotros decidieron ir a una casa cercana a cambiarse la ropa, las toallas o algo así, -cosas de mujeres-, el punto es que aquí la historia se divide en dos, su historia y la nuestra.
Con unas cervezasy una vejiga llena caminé entre la masa de cuerpos pidiendo permiso y llegué al baño acompañado de un amigo, -si, como las mujeres-, el pequeñito lugar estaba llenísimo así que hubo que esperar a que los caballeros acabaran con sus micciones, y ahí, viendo quien terminaba primero, ocurrió una de las imágenes más bizarras que he podido ver.

El punto es que aquí la historia se divide en dos, su historia y la nuestra.

Mientras tanto las chicas caminaban a la casa cercana de la que les hablaba, es la casa de una amiga que queda por la famosa Calle del Terror, -Dios quiera que nunca le cambien el nombre a esa calle-, me imagino que iban hablando cosas de mujeres, como de tampones y chocolate, esas cosas cuando de repente vieron a lo lejos a un hombre.

De regreso en el baño conmigo y con la cara de impacto de mi amigo, un hombre, en el mingitorio, un joven de unos treinta años, blanco, mirrey, elegante, rubio, alto y delgado, conceptualmente guapo, se la estaba chaqueteando. Parado como si estuviera haciendo pipi el tipo se masturbaba ante la mirada repulsiva de los jóvenes de hoy que acuden a la apreciada dancetería, algunas risitas como la mía eran emitidas por muchachos picaros, otros lo miraban de reojo, los más cercanos al chaquetero, por otro lado, evitaban a toda costa voltearlo a ver.

Se estaba chaquetando un mirrey guapo y sin recelo

¿Cuál sería su motivación?, ¿El alcohol?, ¿Qué es lo que lleva a un niño bien de 30 años a masturbarse en el baño de una dancetería?, ¿Existe imagen más bizarra? Ahora sí que como diría una amiga, que Dios lo perdone, pero que lo castigue primero.
Mientras eso pasaba en mi experiencia, las chicas vivían lo que si fue un suplicio, es importante anotar que las chicas que son mis amigas son muy abiertas, -si también de piernas, bueno no-, el chiste es que son personas open mind pero ante lo que sucedió quedaron un poco perturbadas.

El tipo que veían a lo lejos del que platiqué momentos atrás ahora se les acercaba, una calle obscura era el escenario del crimen, yo no puedo describir al hombre porque yo no lo vi, pero mi amiga dice que estaba guapo y joven.  Se sacó el pajarín, -así le decimos en mi casa cuando no le decimos pene- y se masturbó frente a ellas que de inmediato corrieron hacia la casa, el tipo las seguía y ellas seguían corriendo mientras reían conmocionadas, alcanzaron a llegar a la casa y cerrar la puerta de la cochera. Todo bien hasta ahí el problema ahora era salir pues el tipo se paró frente a la casa y continuó con su movimiento manual, ellas le decían “ya vete amigo”, él respondía, “perdón no llamen a la policía”, ellas le pedían “en serio por favor deja de hacer eso” él contestaba “No puedo es una fantasía que tengo, no hablen a la policía”. El parecer el tipo terminó y se fue, al respecto mis amigas comentaron que “pues la tenía bien”.

Estas fueron las tres historias con un final feliz, con calambrito y todo el asunto, todo lo que conté es verdad y me pasó a mí y a mis amigos, yo no sé si fue mucha coincidencia pero se los juro que este tipo de cosas me suceden y se los prometo que se las andaré contando por aquí.

Sígueme en Twitter @ClonZurita

Remedios, por supuesto, va a cambiar su vida. Naturalmente, no es tan f’cil de seleccionar bien pensado de farmacia en lnea. As que es importante aprender acerca de Kamagra Oral Jelly De la India. їQu pueden pedir los pacientes a un profesional de la salud antes de tomar Kamagra? Mientras que la disfunciуn erctil es m’s comn en hombres mayores de sesenta aсos, los hombres de cualquier edad pueden desarrollar problemas de salud sexual. їCуmo puede leer la informaciуn derecho acerca de ? Las publicaciones de los buceadores prestan atenciуn a asuntos como . Una investigaciуn cientfica encontrу que sуlo el 14 por ciento de los hombres que tomaban Bupropion hablaban de problemas de salud sexual. Si experimenta cualquier efecto secundario que usted cree que puede ser debido a este medicamento, hable con su terapeuta sexo.