Bitcon no es el dinero del futuro, es la criptomoneda de hoy

.

Desde hace meses la Bitcoin es tema de discusión entre economistas y cibernautas, no es para menos, su valor sigue aumentando  exponencialmente con el paso del tiempo  y ha resistido ataques incluso del FBI.

Bitcoin es una moneda virtual creada en 2008,  salió a la luz el 11 de febrero de 2011 junto con un mensaje de su creador, Satoshi Nakamoto, que básicamente decía: “He desarrollado un nuevo sistema P2P (peer to peer, de persona a persona) de moneda electrónica de código abierto llamado Bitcoin. Es completamente descentralizado, no necesita un servidor  central o partes de confianza, porque todo está basado en criptografía en vez de confianza”.

Nakamoto es posiblemente un seudónimo del programador (o grupo de programadores). Es muy difícil obtener información suya incluso en la “Dark Web”, que es toda la información no indexada en los motores de búsqueda tradicionales (google, bing, yahoo!, etc) en la que se navega de forma anónima y sin ningún tipo de regulación, la forma más fácil de conocerla es a través del Onion Router. Dos años después de ese comunicado, Nakamoto abandonó el software anunciando que se dedicaría a otros proyectos.

Volviendo a la Bitcoin, es una criptomenda pues genera a partir de un algoritmo criptográfico. Cada Bitcoin contiene una clave pública de su propietario, a través de la que se hacen las trasferencias y cualquier usuario puede revisar las firmas para verificar la cadena de propiedad de cada una. Así cada uso de Bitcoin contribuye a crear un sistema distribuido a través del P2P que evita el doble gasto y que el sistema sea vulnerable. Es en parte, esa invulnerabilidad, lo que ha hecho que hoy una Bitcoin llegue a costar hasta 1,259 dólares estadounidenses, lo mismo que la onza oro. Los contratos a futuros esperan que alcance los 1,700 USD en 4 meses.

El software que emite cada Bitcoin funciona de manera autónoma, al menos en teoría nadie lo puede detener más que el software mismo. Lo que debe ocurrir en 2030 cuando sean emitidas 21 millones de Bitcoin, hasta entonces la regulación de su valor se deja a la oferta y demanda. El número fijo de Bitcoin evitaría que se presentaran problemas inflacionarios como en las monedas tradicionales.

Al inicio, la emisión de cada Bitcoin estaba planeaba para reducirse a la mitad cada año, pero la programación del software le permite adaptarse a cambios en el precio (ocasionados por la misma oferta y demanda) por lo que desde 2012 y hasta 2016 se emitirán 25 Bitcoin cada 10 minutos

Las posturas en torno a la Bitcoin son muy variadas. aquellos que se oponen son, por ejemplo, el superintendente del departamento de servicios financieros del Estado de Nueva York, Benjamin Lawsky, las califica como “un lejano Oeste virtual para narcotraficantes y otros criminales”. Incluso la comisión de seguridad interior y asuntos gubernamentales del Senado estadounidense, inició hace 3 meses labores para intentar legislar o registrar a los usuarios de Bitcoin.

Del lado extremo, se encuentran personas como Dread Pirate Roberts (@silkroadpirate) que asegura desde una postura casi anarquista, que la moneda puede llegar a ser una amenaza para los Bancos Centrales; pues no es controlada por ninguno de ellos y está libre de problemas inflacionarios.

Aunque hoy en día no hay producción académica rigurosa en torno al tema, la mayoría de los análisis de economistas ortodoxos, parten de la “regla K” de Milton Friedman y del modelo de competencia de monedas privadas de F. Hayek y B. Klein. Otros cercados a posturas heterodoxas desde las categorías de Commodity, Dinero Fiat y Cuasi-Especia. Esa última me parece la más adecuada.

Aunque la Bitcoin no es la única moneda virtual (otra es Litecoin), hoy podemos asegurar que es la criptomoneda más fuerte y seguramente lo seguirá siendo después de 2040. Pero nunca llegará a ser el dinero del futuro, primero porque no cumple con todas las funciones del dinero y porque, hasta ahora, se presta a operaciones especulativas basadas en su volatilidad, la gráfica de mtgox muestra la variación de su valor en el último mes:

Bit_Graf (1)

Y la razón más fuerte, la Bitcoin no llegará a ser dinero pues no la controla ningún Banco Central, es decir, ninguna economía territorial la respalda ni puede usarla como instrumento de política monetaria. Eso es algo que parece que sus defensores desconocen; una política monetaria bien llevaba es una importante herramienta para que un país no solo controle su sistema general de precios, empleo, mercado externo, también puede ayudar a reducir desigualdades económicas.

Hay un aspecto donde la Bitcoin sí ha llegado a ser una amenaza para los Bancos Centrales. Pero hasta ahora solo ha ocurrido en una economía pequeña, en Chipre (en la Unión Europea) donde la deuda del gobierno nacional lo ha obligado a aceptar los lineamientos del Banco Central Europeo y del Fondo Monetario Internacional. En los que básicamente las consecuencias de malas decisiones de banqueros y gobernantes son pagadas por los ciudadanos.

Ante esas políticas, los ciudadanos hicieron al menos dos usos de Bitcoin que les permitió verse menos afectados. La primera fue comprar Bitcoin y convertirlas casi inmediatamente a otras monedas, para salir de las restricciones de liquides. La segunda, la Universidad de Nicosia, Chipre, ante los recortes presupuestales en educación ha permitido que sus estudiantes paguen con Bitcoin e iniciarán un posgrado sobre monedas digitales en la primavera del siguiente año.

Foto Vía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *