julio 16, 2020

La venta de un auto es algo por lo que casi todos los dueños de autos tendrán que pasar en algún momento. Sin embargo, como cualquier objeto de uso diario, el valor de reventa varía mucho según las condiciones físicas y mecánicas en que se encuentre, así como el uso y cuidado con el que ha pasado su vida útil. Al definir el valor de nuestro auto, muchos optamos por consultar el famoso Libro Azul o la Guía Autométrica, y de la misma manera, muchos cometemos errores al intentar interpretarla.

Según VendeTuAuto.com, la comercializadora de autos usados más grande de México, el principal error al consultar este tipo de guías es no reconocer el estado real de nuestro auto. El valuar un auto es un ejercicio que debe hacerse con completa honestidad y debemos poder reconocer cuando nuestro auto está en excelentes condiciones — si vivió bajo techo toda su vida, tuvo todos sus servicios, nunca tuvo algún percance como choques o banquetazos. La realidad es que la mayoría de los autos, aunque tengan todos sus servicios y no tengan daños evidentes, se encontrarán en estado regular o promedio. Es poco común encontrar en México autos que no hayan estado expuestos a la intemperie o no se hayan encontrado alguna vez con un bache o un tope sin pintura.

El segundo error común al consultar este tipo de fuentes es que perdemos la idea de su función principal: es una guía de lo que podría valer cierto bien en cierto momento. Debemos tener cuidado de revisar versiones oficiales (por ejemplo, no hay tal cosa como Libro Azul oficial en línea, contrario a lo que Google pueda opinar) así como asegurarnos de consultar la versión más actualizada, pues los autos se devalúan mes con mes y el valor de hace un par de meses no será el mismo que el actual.

En tercer lugar, debemos tener en cuenta que cada una de las guías debe consultarse de forma distinta. Por ejemplo, el Libro Azul sugiere precios promedio para la venta entre particulares según distintas condiciones, así que si buscamos vender nuestro auto a un negocio, podemos esperar que la oferta no coincida con nuestra valuación porque la empresa que lo compra no será el usuario final del mismo, como lo sería un particular. Por otro lado, la Guía Autométrica sugiere precios de autos usados para referencia de agencias y aseguradoras, por lo que los valores tienden a ser distintos.

Sabiendo esto, y al no existir una cifra estandarizada de valor por razones obvias (ningún auto está exactamente en las mismas condiciones que otro), la manera más fiable de conocer el valor de nuestro auto es sabiendo cuánto es lo máximo que alguien estaría dispuesto a pagar por él. A esto se le conoce como valor real de mercado. A menos que seamos profesionales de la compra-venta de autos usados, es complicado conocer esta cifra, aunque existe un truco para ello. En VendeTuAuto utilizan valores reales de mercado para establecer sus cotizaciones iniciales, entonces podemos consultar su sitio web para conocer la cotización inicial de cualquiera que sea nuestro auto. Así podremos conocer un valor real de mercado aproximado y tomarlo como un excelente punto de partida para comenzar con la odisea de vender nuestro coche.

Show Full Content

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

NEXT STORY

Close

Medidas fiscales para impulsar la planta productiva han sido insuficientes

mayo 30, 2020
Close