2017: Rompamos el cerco informativo

1) Un esbozo de ideal para 2017 rápido
2) Comenzamos Bocadillo como un 
algo para entender el estado actual de los medios, la vida diaria y los escapes de la realidad.

En este ciclo que comienza [definido por la humanidad, sí] es padre ponerse varias metas, propósitos y admirar las cosas en perspectiva.

Algo importante es ser aquel que abra los espacios ya que nadie lo hará por nosotros, cosa que no es novedosa para mí ya que básicamente de esa manera ha sido como he publicado o generado contenidos.

El cerco informativo lo podemos pensar como a nivel profesional o incluso en temas más íntimos, la cuestión del ser tomado en cuenta uno por la gente que se admira, aquella fuera de nuestro círculo inmediato.

La realidad es que al menos en la amafiada tribu editorial del DF o aquellos intelectuales de café en Twitter, sólo se pelan entre 1) amigos o aquellos(as) que buscan ligar o relaciones (de esas), 2) si ofreces una conexión superior a la que pides y cómo uno no es O’Farrill, #puesno.

Y a nivel profesional, si buscas mover cierto tema para un cliente, el asunto influencers siempre se mueve en dinero e intereses. Cero responsabilidad.

So, una especie de misión personal para este año es romper el cerco informativo este año y más a sabiendas que eso depende de la chamba personal, no de tuitear mucho a figurarelevantemamona. En Bocadillo (el sitio, la columna, la comunidad, el despacho, la pseudoagencia del futuro) o fuera de.

En resumen:

  • Youtubers, fallaron. Sólo ven signo de pesos.
  • Intelectuales gafapasta. Fallaron, todo es su tribu.
  • Medios tradicionales capitalinos, sin apertura. Demasiado asustados.
  • Pero hay todo un mundo por delante.

Bocadillo: Suelo decir que todo esta banda que nos ha decepcionado sólo sabe hacer yoga, go figure. ¡Pues nomás entre ellxs!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *