Las poses de la FIL

Por Carlos Aguirre

Se da un fenómeno que ha traspasado todas las fronteras posibles, al menos en México, la FIL es un evento nacional, así como el Corona Capital de la literatura. Donde convergen autores, hispters, lectores y más fenómeno intelectualoide, lo que inspira esta zona de fumar es la Feria, los asistentes y los vendedores.
Todos leemos
Es curioso, si no has visitado dicha feria, porque hay millones y millones de personas, el verbo engentar nació en esta Feria, millones, lo que pone a dudar sobre los niveles de lectura de nuestro país, 1 libro por año. Ahora resulta que todos leemos, hay algunos que se pasean por los stands, hojean libros y encuentran algún texto interesante, incluso el sábado que fuí me encontré con varios que hasta pose hacían y un comentario como: “Este autor me encanta, en su libro pasado fue muy atinado” que no dicen nada los delata. En realidad se trata de una pose de lector. Nos gusta pues.
Todos escribimos
No estoy en contra con que todo el mundo escriba de algo, de un libro o de lo que sea, tampoco estoy en contra con que las editoriales vendan libros, o la gente los compre, estoy en contra por simple mamonería de que cualquier persona escribe un libro, se hace rico y nos invade la mente de pendejadas, Yordi Rosado, Consuelo Duval, un futbolista cualquiera, One Direction, ahora Yuya. Algún día espero encontrarme a alguien que me diga que el libro de Yuya le dejó algo trascendental en su vida o que en realidad sabe escribir y merece un premio nobel, yo no lo leería.
Todos compramos
No importa si hemos pensado en comprar algún libro en especial, como ese que no encuentras en tu ciudad, o aquel que viste anunciado y te parece realmente interesante adquirirlo, pero habemos algunos que juntamos dinero para comprar libros. Otros juntan dinero para irse a conciertos. Otros no juntan dinero para comprar libros y en la Feria gastan 300 o 400 pesos más en libros que pueden encontrar toda la época del año en su librería Gonvil o Gandhi más cercana y más barato, la verdad es que la Feria del Libro es un negocio redondo.
Todos somos intelectuales
No hemos pasado o evolucionado, como quiera verse, de la etapa de leer te hace intelectual a la de leer es necesario y es un hábito rutinario, seguimos pensando que ir a este tipo de eventos nos hace intelectuales porque preferimos eso a echarnos unas chelas, yo hice las dos cosas y en definitivo, no soy un intelectual respetado, ni respetado quizá. Comprar un libro y leer no nos hace intelectuales, lo intelectual se desarrolla estudiando meses, años y vidas. No comprando un libro de Aristegui o del Piojo Herrera somos intelectuales.

Se trata de nuestras poses
Tenemos poses de rockstars, de hipsters, de lectores y hasta de políticos. No pongamos poses, vayamos a al FIL o al Corona con la idea de que es un gusto, de que quieres caminar, escuchar música, encontrarte gente o encontrar un libro no por hacer pose de intelectual, rockero o de mamón, todo es cuestión de poses.
En la FIL no hay Zona de Fumar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *