Catarsis / Zona de Fumar

Zona de Fumar es una columna por Carlos Aguirre

En los últimos nuestro país vivió uno de los momentos más tristes de la historia, los medios, periodistas, redes y los muros de Twitter y Facebook se encargaron de que todo el mundo nos enteramos y viéramos la geta de un señor y de la historia de terror de los estudiantes normalistas, no quiero abundar más. Quiero hablar esta vez con mis manos entristecidas por el hecho.

A mí me causó tristeza, decepción y en realidad hartazgo, pero luego la frustración me invadió, no tenía nada que hacer y seguí mi vida, el viernes salí de trabajar a media tarde, fui al cine y luego a un bar; el sábado fui a trabajar, luego hice unas compras, fui al estadio y a otro bar. Mi vida se alejó de los medios de comunicación y de las redes, busqué hasta el domingo la historia del hijo de Hugo Sánchez y seguí mi vida. Tuve y tengo impotencia.

Gráfico: Mireya Reyes Rodríguez

Imagen: Mireya Reyes Rodríguez

En México somos impotentes

No solo me refiero a la actividad sexual, que seguro algunos se habrán sentido ofendidos. Somos impotentes porque nos creemos que no podemos hacer nada y no lo hacemos. No podemos, eso significa impotencia, no tener potencia. Yo al menos no tengo potencia de comprar un canal de televisión, de salir en la tele y mentar madres en televisión nacional o de comprarme un avión privado e irme a vivir a Dubai. Este país es impotente, porque no pudo ganarle a Holanda en el mundial y porque tampoco puede combatir la obesidad.

Lo que pensamos da la política

Nos da lo mismo, nos importa poco y la verdad es que es una pérdida de tiempo, siempre es lo mismo, son unos rateros, etc. En realidad no pensamos nada de la política.

Una película

O dos o tres, La ley de Herodes, el Infierno, la Dictadura Perfecta y el Crimen del Padre Amaro son las películas que pararon a todos de puntas. Hay que hacer películas del drama de subirse al metro, del Pinchi Payaso del Youtube, del barbón que canta poca madre e hizo llorar a Sariñana, digo todo lo cotidiano se puede hacer película, gira en los medios, elogios de Aristegui y ganar millones.

Escribir

Escribir un post es una manera de desahogo y te complica la vida, hoy no pude escribir de algo tan cotidiano como acostumbro en esta zona de fumar, hoy quise escribir del país donde este dominio radica, del país donde la mayoría de los visitantes son. Hoy no estoy tan creativo porque estoy más triste, porque todo el mundo habla de eso y me contagia, espero comentarios ofensivos y pocos likes, en realidad. Sin embargo creo que como escribir, pintar, hacer videos, opinar, expresarse, cantar, tuitear o gritar sirven como catarsis, una catarsis que la tristeza, el hartazgo y el coraje necesitan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *